Encuéntrate a ti mismo, no a tu pasión

Encuéntrate a ti mismo, no a tu pasión

Hace poco encontré un artículo llamado Find yourself, not your passion, el cual me detonó la idea de escribir este post. Pero aterrizado a mi experiencia de vida personal y profesional, aunado a la manera en que escribo en este blog y plantedo al idioma español.

A muy temprana edad, al estar cursando secundaria y prepa, escuchamos Tienes que encontrar tu pasión, todo el mundo afirma que es algo básico que tenemos que descubrir para tener marcado el rumbo de nuestra vida personal y profesional, de una manera exitosa.

Pero a esa edad, muy pocos afortunados tienen bien marcado su futuro y saben qué los apasiona. A la gran mayoría, me incluyo por supuesto, como diría una famosa campaña publicitaria, nos quedamos con cara de What? Cuando nos preguntan ¿Cuál es tu pasión? Exactamente nuestras dudas se deben a que no sabemos la respuesta, cómo es posible que algo que necesita una introspección tan profunda, no nos expliquen bien en qué consiste y mucho peor, no recibamos guía y orientación en cómo poder encontrar la nuestra, así que es un gran reto poder resolver tal encomienda.

Sin olvidar que a la edad conocida como la adolescencia tenemos un mundo de preocupaciones que son de gran trascendencia y parecen ser el fin del mundo, como el obtener buenas notas, agradar a tus compañeros de clase, ser popular, cubrir las expectativas de los padres, hacer deporte, buscar novia (o), ser aceptado, destacar en actividades extracurriculares como el fútbol o tocar un instrumento. Y además de eso deben de tener bien establecido la profesión que quieren estudiar y a lo que se quieren dedicar el resto se su vida. ¡Vaya presión!

Además, quien dijo que la edad de la adolescencia es fácil, considerando los cambios emocionales, hormonales y corporales que hacen más complicados el proceso. ¿Algo más? Así que en este artículo te voy a compartir unos puntos para hacerlo de forma más sencilla

No tengo pasión, ¿Debo de salir y buscar una?

En 10 años de impartir cátedra en la universidad me he encontrado un sinfín de alumnos que no saben cuál es su pasión y qué los apasiona. Cuando realizo un diagnóstico al grupo para conocer un poco de su personalidad, les pregunto

  1. ¿Qué te apasiona?
  2. ¿Qué te encanta hacer?
  3. ¿Qué puedes pasar todo el tiempo haciendo?

Y la gran mayoría me contesta amo pasar mi tiempo en Facebook, ¡¿cómo?! Pasar el tiempo en una red social, con amigos con los que no tienes, en la mayoría de las veces, un contacto físico, donde es muy fácil aparentar una vida que realmente no tenemos y vivir en un mundo de anonimidad. Pienso que esto es debido a que no se conocen, no se han echado un clavado en su interior para conocerse y saber lo que realmente les gusta. Pero comencemos con lo primero, veamos qué significa la palabra pasión.

El Diccionario de la Real Academia Española, nos define la pasión como:

Acción de padecer,
Lo contrario a la acción,
Estado pasivo en el sujeto.
Perturbación o afecto desordenado del ánimo.
Inclinación o preferencia muy vivas de alguien a otra persona.
Apetito o afición vehemente a algo.

Pasión. Nombre femenino

Sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón, como el amor, el odio, los celos o la ira intensos. Emoción fuerte y apenas controlable por hacer algo.

En este caso, quisiera aclarar, me refiero a que estamos hablando de encontrar la pasión por hacer algo, no de amar a alguien, como lo es una pareja. Y tú ¿Ya sabes que te apasiona? ¿No?, puedo decirte que no es malo el no tener esa intensidad de amor por algo o no haberla encontrado aún. Sino lo tienes no te preocupes, con el paso del tiempo la irás descubriendo, no hay prisa, ni es una ley de vida que que encuentres tu pasión a muy temprana edad para darle sentido a la vida.

Estadísticas afirman que el ser humano cambia o realiza ajustes en el giro de su vida profesional en promedio de 3 a 5 veces a lo largo de su vida. Te cuento mi caso, yo estudié arquitectura, algo que no era realmente mi pasión, siempre lo fue el mundo del diseño pero nunca quise escuchar mi voz interior que siempre me lo dijo. Cuando retomé mi pasión, lo enfoqué al diseño gráfico y en el proceso descubrí una nueva pasión, la educación, pedagogía, el compartir conocimientos y experiencia con los jóvenes. Se escucha muy sencillo, pero en este proceso invertí 20 años de mi vida.

Así que para que realmente encuentres tu pasión debes de primero conocerte a ti mismo, saber escuchar esa voz interior que siempre nos habla y comúnmente la llamamos intuición, no te dejes llevar o guiar por los comentarios de ¿cómo es posible que pierdas el tiempo en eso? ¡Eso que te gusta es un pasatiempo, busca otra cosa de provecho! Pero quién va a saber esa respuesta mejor que tú, y la mejor respuesta es si te conoces a profundidad.

Te invito a que mejor te preguntes ¿Quién es el dueño de la verdad absoluta y sabe lo que es provechoso o no para mí? No te pido que no tomes en cuenta los consejos de tus seres queridos como familia y amigos, pero al escuchar sus palabras analiza qué es lo que realmente funciona para ti y que no. No que lo etiquetes como bueno o malo su aportación o que ellos deberían de cambiar su opinión al respecto. Simplemente el cambiar su manera de pensar no es tu ámbito, solamente toma lo que re funciona de acuerdo a tus intereses.

Recuerda cuando de niño decías “¡Quiero ser astronauta!”

Los niños tienen una imaginación, creatividad y espontaneidad ¡envidiables! Y ¿qué pasa con ella? ¿A dónde se va? Muchas veces por culpa de los padres, maestros y los seres más cercanos van limitando y orientando nuestra vida a los que “ellos creen” es lo correcto, no lo hacen con una mala intención, simplemente actúan con la experiencia y herramientas que te dio la vida en ese momento.

Cuando un niño comenta a sus padres ¡quiero ser astronauta! A los padres les da risa, dan una palmadita en la cabeza al chico y se lo toman a gracia, sin tomar en cuenta sus preferencias, simplemente consideran que es imposible que en un futuro trabaje en la NASA y haga una expedición a Marte. Pero, ¿qué pasa si realmente a ese niño el ser astronauta es su verdadera pasión?, probablemente a esa edad no tenga conciencia de que existe la física cuántica, astrofísica, astronomía; en fin, prestando atención a sus deseos esos padres pudieron hacer el sueño de su vida realidad, orientarlo a algo parecido que iba a ir descubriendo en el camino, como el estudiar una ingeniería espacial. Así que no trates de salir a buscar una pasión, recuerda la que tenías de niño, analiza cómo se ido modificando, adaptando a las circunstancias y ve qué puedes rescatar de ella.

Si realmente te conoces, encontrarás más fácil a tu pasión

Seguramente has escuchado, no busques lo que no te puedes dar tú, no vas a encontrar fuera lo que no encuentras dentro de ti; pues efectivamente, si te conoces desde tu interior podrás:

Tener la capacidad de resolver mejor los problemas, ya que sabes tus puntos débiles y cuáles tus habilidades que marcan tus capacidades para resolverlos. Si sabes que te cuesta mucho trabajo entender matemáticas, buscas clases y asesorías extras para poder aprobar la materia.
Utilizar tus recursos y talentos en una forma más eficaz. Por ejemplo, si eres muy destacado como programador, pero las relaciones públicas no se te dan. Puedes ver cómo hacer equipos de trabajo con alguien que te ayude a vender tus ideas y tus conocimientos en programación.
Saber qué te gusta hacer y que no, si sabes que el organizara las personas y ser líder se te da de manera natural, pero te choca hacer los trámites contables de una empresa. Puedes estudiar la licenciatura en Gestión de Recursos Humanos y no contabilidad.

Así es, el que te conozcas, es reconocer tus fortalezas que te aumentarán la autoestima, sabrás donde puedes desarrollar tu mayor potencial y conocer tus áreas de oportunidad. Es muy fácil que digamos

  • Mi hermana es muy inteligente.
  • Mi hermano es muy bueno en el deporte y atractivo.
  • Mi mejor amiga es muy simpática.
  • Mi mejor amigo destaca mucho en la escuela.

Desafortunadamente, en la mayoría de los casos, en muy pocas ocasiones somos capaces de decir algo bueno de nosotros mismos, ya que pensamos que seremos criticados o etiquetados como egoístas, vanidosos o creídos. Sin embargo, es bueno que tomes conciencia de la persona que eres, sin necesidad de alardearlo, pero tampoco negar que existen. Por ejemplo, cuando te dicen:

  • ¡Qué lista eres! Ay no, sólo tuve suerte en ese examen.
  • ¡Qué bien te ves! Para nada, si no me maquillé.
  • ¡Eres muy hábil para hacer negocios! No, hoy tuve suerte.

Así que conoce y reconoce tus talentos y defectos, para sentirte cómodo con la persona que eres, planea qué puedes mejorar y que definitivamente hay que dejar de lado. Después, al saber en qué eres bueno, reconocerás cuál es tu pasión, sólo al poder contestar algunas de estas preguntas

  • ¿Qué es lo que te emociona de ir a la escuela o el trabajo?
  • ¿Qué actividad extracurricular es tu favorita?
  • ¿Qué te sientes comprometido a mejorar o pasar gran parte de tu tiempo haciendo?
  • ¿Qué hace levantarte de la cama por la mañana?

Ahí puedes encontrar a tu pasión

Patrocinador Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *