¿Cuánta verdad hay en un “Me gusta” de redes sociales?

¿Cuánta verdad hay en un “Me gusta” de redes sociales?

Los “Me gusta” en comunidades son palmaditas en el hombro para los prosumidores comunes de la red. Pero ojo, no en todos los casos son lo que parecen.

Hay variadas maneras de expresarlos: ‘me gusta’, me agrada, +1, preferidos, share, o comentarios. Con ellos dejas constancia pública o privada de que en tu navegación por la red has pescado algo de interés, algo que de alguna forma es servible y se corresponde con tus pretenciones materiales o espirituales. En esta situación, los “Me gusta” se distinguen de manera gráfica en relación de la interfaz popular donde se manifiestan, pero son idénticos en el objetivo, que no es otro sino manifestar tu complacencia con los contenidos que te hacen un guiño y te atrapan.

No obstante, esta acción recurrente en las redes, tiene sus matices. Un “Me gusta” en comunidades no significa siempre que quien lo expresa ha flipado con tu contenido. Un porcentaje mayoritario de individuos de la red son sinceros al expresarlos, creen verdaderamente que el contenido es bueno y les satisface. Otros, por el opuesto, sencillamente se dejan llevar, trabajan por imitación y se preocupan desentonar.

El “Me gusta” real

La multitud en la red va de un sitio a otro; el volumen y la agilidad con la que se distribuyen los contenido los hace tener miedo perderse algo considerable y por eso no invierten un largo tiempo en un solo sitio. Van saltando de un espacio a otro, viendo y leyendo a ventoleras, hasta que de tanto ir y venir alcanzan algo verdaderamente atrayente que los atrapa. En otras ocasiones van por lo seguro: hacen una lista de sitios comunes y basta proceder a ellos y proveerse de lo que verdaderamente buscan en funcionalidad de sus pretensiones. Los contenidos que seducen no unicamente se consumen sino además se distribuyen. Estos son los “Me gusta” reales, los que se manifiestan racionalmente porque el contenido hallado logró conectar con su yo más sensible o resuelto una demanda insatisfecha. Por otro lado están los que prefieren comprar seguidores y likes artificiales… No lo pongo en duda, cada uno hace lo que desea, pero no lo veo bien.

El “Me gusta” por imitación

En cambio, los “Me gusta” inducidos o visibles dependen más de otros que de tu propia intención. En popular media los individuos no quieren desentonar, siguen tendencias, imitan, impulsan los trending topic y en la mayoría de los casos son adictos a ofrecer clicks sentimentales. Si en las redes ves varios like o comentarios en un articulo, artículo o imágenes supone que no todos tienen la posibilidad de estar equivocados, te dices a ti mismo, y entonces no lo inquietudes ni un segundo y lo haces tú además, en un alarde de altruismo digital. Esta inclinación de acción por imitación la llama Lanier acciones del rebaño. La verdad es que en esta situación tu “Me gusta” no lo expresas porque verdaderamente te agrade el contenido sino porque si no lo haces desentonas con la manada.

¿La consecuencia?…pues que personas físicas con varios “Me gusta” o compañias en sus cuentas corporativas, entre otras cosas, terminen creyéndose el cuento y basen sus tácticas de posicionamiento o marketing digital en nichos “falsos” con los cuales no se ha predeterminado ninguna conexión real. No es nada complicado imaginar las secuelas.

¿Y tú cómo lo haces?…¿son tus “Me gusta” verdaderamente algunos, o solo te dejas llevar?

Patrocinador Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *