Cosas que debes dejar de hacer diariamente para ser más productivo

Cosas que debes dejar de hacer diariamente para ser más productivo

¿No te sucede comúnmente que haces tantas cosas por día que en el final del día estás agotado y sientes que has sido completamente improductivo?…pues no estás solo.

En la mitad de la avalancha de reuniones de trabajo, llamadas telefónicas, emails, interacción en las comunidades, eventos sociales, laborales o académicos, sin contar los diversos asuntos referidos a tu vida personal y familiar, bastante gente hoy viven lidiando con la carencia de tiempo, pero más que nada cada vez más con un deficit de atención.

Las personas hoy no atienden, escanean.

Por eso frecuentemente andan tras la fórmula que los ayude a enfocarse, a ser más productivos, y por qué no: a aumentar sus relaciones personales y ser más contentos.

Jeff Haden, en un artículo titulado: 8 Things You Should Not Do Every Day, identifica métodos de accionar diarios nada productivos y recomienda maneras de evaluarlos. Cito acá algunas de esas sugerencias con fines ilustrativos, con la convicción de que con un poquito de especialidad y ganas de llevarlo a cabo, podrías ponerlas en costumbre. Como dice Haden, es por tu propio bien. Haz como dice y si eliminas esas cosas de tu todo el tiempo vas a ganar en eficacia y vas a ser un individuo más feliz.

No prestar la atención adecuada a tu interlocutor

Y eso se materializa comunmente cuando decides, entre otras cosas, responder una llamada telefónica en la mitad de una conversación con un tercero, con lo cual das más grande consideración a eso que recibes vía telefónica que lo que estás viviendo o distribuyendo de modo presencial, cara a cara. El mensaje que transmites a tu interlocutor es que lo que conversas y compartes en persona no es tan considerable que no logre ser interrumpido.

Con o sin la venia de tu interlocutor, eso es un desplante. Además lo es no prestar la atención adecuada en el avance de una actividad social, ya que no únicamente es un acto de descortesía, sino además pierdes la oportunidad de estudiar bastante en relación al asunto de que dio origen a la actividad social y sobre la gente que forman parte en ella. En cambio, si haces lo opuesto va a ser una enorme oportunidad para crear puentes con los otros y encontrar formas de hacerte importante para la gente que te atraen, dice Haden.

Cultivar relaciones tóxicas

Que no le aportan nada apreciado a tu vida, y que más bien tienden a ser unos obstáculos que entorpecen la dinámica de tu desarrollo personal y profesional. La gente tóxicas paralizan, desestimulan y contribuyen con su actitud a la caída terrible de tus propios índices de eficacia.

Usar el tiempo en agradar, no en construir

Créelo: El planeta puede arreglárselas sin ti. En cambio, tu familia y tus amigos, no. Es de buen vivir, entonces, restarle tiempo a los primeros e invertirlo en el cultivo y en el placer de los segundos. Las relaciones cuyo propósito es “encantar” como fin en si mismo, son estériles y poco duraderas. En cambio, las que se edifican fundamentadas en el reconocimiento del otro y en su valía intrínseca, son la base de alianzas productivas y duraderas.

No enfocarte

No necesitas comprender rápidamente que has recibido un e mail, un texto, o una mención en Twitter o alguno otro asunto que te llegue vía tu smartphone o PC. No permitas que todo eso te desvié, te distraiga. Bastaría con que los programes y vayas a ellos exactamente en el instante en que han de recibir el cien por ciento de tu atención, según tu propia agenda.

Si algo es primordial para ti, entonces es considerable que lo hagas sin interrupciones. Enfócate en lo que estas realizando. Enfocarse en lo que tú estás realizando es bastante más relevante que enfocarse en lo que podrían estar realizando los otros, asegura Haden.

Y concluye con esta recomendación: no tengas dudas al arrancar ya que más allá del triunfo, está tu propia convicción de que vas a dar lo destacado de ti al llevarlo a cabo, y con esta otra: si tienes que decir No, ya que hazlo, no digas Sí cuando piensas lo opuesto.

Cuando dices no, te vas a sentir mal por un instante.

Cuando dices sí a algo que no deseas llevar a cabo, te podrías sentir mal por extenso tiempo.

¿Te animas a añadir otras más?

Patrocinador Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *