Por qué y para qué las personas se conectan en las redes sociales

Por qué y para qué las personas se conectan en las redes sociales

“Al escapar de la soledad, se pierde la posibilidad de gozar del aislamiento, ese sublime estado en el que es viable evocar pensamientos, sopesar, pensar, hacer y, al fin y al cabo, atribuir sentido y sustancia a la comunicación”, dice Bauman.

La difusión de Internet, las comunicaciones sin cables, los instrumentos sociales para informar y comunicar digitales y una sucesión de utilidades de programa popular han causado el avance de redes horizontales de comunicación usable que conectan lo local y lo global cualquier ocasión -dice Manuel Castell.

Y agrega: Mientras las gentes fueron incorporando novedosas maneras de comunicación, ha constituido su sistema de comunicaciones de masas por medio de mensaje de texto, blogs, podcasts, wikis y semejantes.

Desde esa iniciativa de Castell, nos preguntamos: ¿tienen claro la gente que crean un perfil en una comunidad por qué y para qué lo hacen? ¿la presencia del usuario en las RS responde a un parámetro dictado por la civilización de la imitación, de lo que está popular, o más bien es el producto de un plan bien pensada?

Partiendo sólo desde el criterio de la conducta, esto es, la performance recurrente de los individuos en las RS, tendríamos la posibilidad de decir que hay al menos tres categoría de causas que los animan:

Interactuar y llevar a cabo amigos digitales

Un porcentaje apreciable de individuos que han abierto perfiles en Facebook, Twitter, Youtube, Instagram o algún otra red lo hicieron porque ven en ellas un sustituto ideal de la vida face to face. Eligen por una vida virtual que no tiene adversidades visibles y que ofrece la simplicidad de conexión con otros en algún parte del planeta sin que medie el esfuerzo que necesita llevarlo a cabo en la vida clásico.

Las comunidades digitales se han vuelto un remedio para la soledad. Por el momento no es requisito estar solos, dice Zygmunt Bauman. En algún minuto -veinticuatro horas al día, siete días a la semana- alcanza con apretar un enlace para que se muestre la empresa, como por arte de magia, de entre una recopilación de seres solitarios.

El resto es fingir normalidad. Comunicar con el otro todo cuanto humanice: lo que estas comiendo, lo que ves, la más reciente travesura de la mascota, un concepto ingeniosa que no se ve tanto pero que debe ser esa porque sí. En fin, nada de dificultad existencial, basta verse como és y aguardar desde cualquier sitio el eco.

Ampliar contactos profesionales

Un grupo menor pero no menos considerable, utiliza las comunidades digitales como una utilidad más para agrandar sus contactos expertos. Son esos que eligen un nicho en el cual se ejercen con destreza y habitualidad y entonces diseñan una aproximación estratégico como parte de su posicionamiento como marca personal.

Los integrantes de este grupo trabajan con clara consciencia del valor de las redes; dan información bastante de cómo contribuir a los otros y cuáles son las capacidades y causas por las cuales han de ser asumidos como uno bastante más de la manada.

Lo considerable acá no es el comunicar como fin en si mismo, sino como medio. Exhibir a los otros lo que se es con la capacidad de llevar a cabo por el bien del resto. Más que el encabezado estudiantil, predomina las capacidades, la aptitud de cada quien de enfrentar con triunfo un inconveniente preciso.

Estudiar y estudiar sobre el desempeño de la herramienta

En este grupo los fines son más que todo académicos. Las comunidades no importan como mecanismo de confluencia popular, sino como utilidad nodal, con una tipología cierta. Su interés es comprender la utilidad, hurgar sus intrincados mecanismos, su composición técnica. Las facilidades que da, entre otras cosas, para campañas de marketing de productos o de servicios.

Acá la curiosidad es entender si las RS son funcionales como canal nuevo en las relaciones de personas.

Sea cual fuera la causa por la que cada quien hubiere aterrizado en un perfil de comunidades, lo considerable es que lo haya hecho a conciencia y con un plan y unos propósito claros. Da igual cuán importante sea el objetivo, lo que importa es que permanezca y que poseas conciencia de él y de lo que pretendes conseguir con tu conexión y actuación en las RS.

No llevarlo a cabo es así ser como una clase de grito en un acantilado: el eco rebota y se va realizando menos eco hasta que ya deja de serlo y se regresa nada, hasta el nuevo grito y el nuevo eco…y de esta forma sucesivamente.

¿Y tú, tienes un plan en las comunidades?

Patrocinador Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *